El comportamiento de los padres frente a sus hijos

El comportamiento de los padres frente a sus hijos, fundamental en el desarrollo mental del niño

Comportamiento de padres frente a sus hijos

La importancia de los adultos en el desarrollo mental del niño

Esta frase de Kant nos permite relacionarlo con el comportamiento de los adultos que no dejan que el niño pueda aprender por sí mismo, que falle, que intente hasta que en algún momento lo logre sólo. “Si los adultos hacen por el niño lo que él no pudo hacer, es tan grave como si no hicieran nada, porque al proporcionar el resultado inmediato se suprime el deseo de la experiencia” decía Françoise Dolto.

La psicoanalista advierte que mientras el niño intenta hacerse independiente de su madre, este querer solucionarle todo, provoca una dependencia mayor y la búsqueda de resultados y de placer de forma inmediata y sin esfuerzos.

Para Dolto la manera en que se comporta el adulto es decisiva para el desarrollo mental del niño y explica que “El papel de esta presencia adulta es garantizar la seguridad en el medio circundante, a fin de que el niño se sienta lo más libre posible de actuar como esté tentado de hacerlo. Hay que aceptar el desorden, los objetos desacomodados, los que el niño tira al suelo y allí deben quedar”.

Al decir de Dolto, si los adultos supieran cómo dañan la inteligencia sensorial y mental, la confianza en sí y en los demás, con sus prohibiciones y enojos, cuando no toleran el ruido y el desorden causados tanto por los bebés sanos como por los pequeños de hasta 3/4 años, seguramente abandonarían la educación del “no tocar”, y descubrirían la precoz inteligencia expresada en esta actividad continua y en apariencia desordenada.

¿Qué hacer cuando el niño no logra hacer algo?

La psicoanalista francesa sostiene que es necesario no asustar nunca a un niño con algo que él desea (salvo peligro real e inevitable). Ante algo que no puede realizar, recomienda dejarlo percatarse de que no puede lograrlo, de su impotencia y, ante ésta, prometerle que cuando crezca será capaz de esto o de aquello; pero no hacer nunca las cosas por él, en su lugar, ni engañarlo con una ayuda física que supone hacerle trampa a la dificultad.
-El libro de Dolto lo pueden buscar como «La imagen inconsciente del cuerpo».

 

 

 

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.