Crisis de ansiedad: recomendaciones para calmarla

¿Qué es la crisis de ansiedad o ataque de pánico?. Recomendaciones para ayudar a controlarla.

¿Qué es una crisis de ansiedad?

El ataque de pánico, también llamado crisis de ansiedad se reconoce cuando los síntomas de la ansiedad se presentan de una forma muy intensa. Tales síntomas pueden abarcar a la taquicardia, dificultades en la respiración, desorden emocional, exceso de miedo constante y temblores. Este ataque suele ocurrir frente a acontecimientos que el individuo no puede controlar, ya sean acontecimientos físicos como psíquicos. Es decir, que estos pueden ser provocados por una situación estresante y/o traumática que se ha vivido en la realidad objetiva, en la vida real, así como también en lo psíquico, en el interior del individuo, fantasías y emociones que resultan ser incontrolables. Por lo general, esto les ocurre a sujetos que ya sufren ansiedad generalizada. 

Muchas personas suelen sentir ansiedad comúnmente ante situaciones que son desconocidas como rendir un exámen, conocer a los suegros o ir a una entrevista de trabajo. Sin embargo, lo que caracteriza al trastorno de ansiedad generalizada es que le provoca al individuo una dificultad excesiva para realizar tareas diarias, comprometiendo ciertas áreas de su vida. El trastorno de ansiedad generalizada compromete tanto la área emocional como la física de un individuo.

Como ya hemos señalado, las personas que sufren de estas crisis de ansiedad sienten un desorden emocional, un miedo incontrolable e inseguridad para realizar muchísimas cuestiones, crisis de llanto e intensas ganas de no hacer nada.

Recomendaciones para calmar una crisis de ansiedad

La psicóloga Tatiana Pimenta en Vittude.com señala algunos consejos que pueden ayudar a controlar la crisis de ansiedad y calmar los síntomas, los resumimos a continuación:

1- Desviar la atención de los síntomas

Cuando uno se preocupa demasiado en los síntomas que están surgiendo por la crisis de ansiedad, dicha crisis se torna aún más intensa. Por ejemplo, el dolor en el pecho puede llegar a asimilarse con un infarto lo que al individuo le genera todavía más miedo del que ya tiene y provocando una aceleración del corazón mayor. Por lo tanto, es preciso que el individuo intente desviar la atención de los síntomas comenzando a prestar atención en una actividad específica como lo puede ser la control de la respiración.

2- Disminuir el ritmo de la respiración

La crisis de ansiedad se caracteriza por una respiración acelerada, por lo tanto, la psicóloga aconseja comenzar a respirar lentamente enfocando la atención en la respiración. Para ello, es necesario respirar de una forma lenta y profunda disminuyendo el estrés, brindando más oxígeno al cerebro. 

3- Relajar los músculos

Una de las formas de defensas utilizadas por las personas que estan sufriendo un ataque de ansiedad es la de contraer los músculos dejándolos duros y provocando diferentes dolores. Luego de controlar la respiración, la psicóloga recomienda comenzar un proceso de relajamiento muscular poniendo la atención en los músculos y relajando de uno en uno a partir de la exhalación: “Comience con la cabeza y el cuello, y pase para las áreas más afectadas por el estrés, como el maxilar, la boca, la nuca y los hombros” señala Tatiana Pimenta.

4- Distraerse

Al comienzo, describimos que una de las consecuencias de la crisis de ansiedad es el desorden emocional y el desorden que sucede a nivel psíquico, un bombardeo de pensamientos constante. Por ello, otra de las recomendaciones que la psicóloga detalla es disminuir el ritmo de los pensamientos buscando crear distracciones externas a los pensamientos. Uno de los consejos es entablar una conversación con una persona con quien te sientas a gusto y poner toda la atención en dicha conversación. Y en caso de estar solo, la recomendación es intentar contar de 1 a 10 una y otra vez, cantar una canción, jugar un juego, mirar una película divertida, entre otras cosas que puedan servir para dejar de enfocarse en los pensamientos.

5- Usar la imaginación guiada

Esto es utilizar una de las herramientas más poderosas del ser humano: la imaginación. La psicóloga propone imaginar que uno se encuentra en un lugar en donde pueda sentirse relajado y en paz, e ir agregando diferentes detalles a la escena que le trasmiten alegría. Toda la mente debe tener el foco en esta escena que con la imaginación se está creando. “Ese tipo de actividad es muy eficiente para desconectar su mente de los síntomas de la ansiedad y calmar la respiración” afirma Pimenta. 

Por último, es preciso agregar que si usted está sufriendo una crisis de ansiedad o ataques de pánico es necesario que consulte a un psicólogo que pueda trabajar en lo que le sucede. Luego, si el psicólogo lo considera necesario, también podrá consultar a un psiquiatra quien lo ayude con alguna medicación que contribuya al tratamiento de los síntomas.

Fuente: https://www.vittude.com/blog/crise-de-ansiedade/

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.