La insoportable levedad del ser

Nuestra vida y nuestro destino, según Milan Kundera

Me gustaria compartirles algunos fragmentos interesantes de un libro que muchas veces me recomendaron y aún no habia leido: “La insoportable levedad del ser de Milan Kundera”.

Es un libro muy interesante, porque al igual que el psicoanálisis, muestra que el destino si bien no está escrito, ya tiene un eje en su escritura que son las marcas y huellas de nuestra infancia. En este libro, Kundera muestra cómo se van desarollando los destinos de distintos personajes, conformados por vivencias anteriores que llevan a una escritura casi predestinada de su destino.

Les comparto algunos fragmentos:

-“El hombre nunca puede saber qué debe querer, porque vive sólo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni de enmendarla en sus vidas posteriores (…). No existe posibilidad alguna de comprobar cuál de las decisiones es la mejor, porque no existe comparación alguna. El hombre vive todo por primera vez y sin preparación. Como si un actor representase su obra sin ningún tipo de ensayo. Pero, ¿qué valor puede tener la vida si el primer ensayo para vivir es ya la vida misma? Por eso la vida parece un boceto. Pero ni siquiera ‘boceto’ es la palabra correcta, porque un boceto es siempre un borrador de algo, la preparación para un cuadro, mientras que el boceto que es nuestra vida es un boceto para nada, un borrador sin cuadro”.

-A diferencia de Parménides, para Beethoven el peso era evidentemente algo positivo. Una decisión de peso, va unida a la voz del Destino; el peso, la necesidad y el valor son tres conceptos internamente unidos: sólo aquello que es necesario, tiene peso; sólo aquello que tiene peso, vale.

-“Pero el hombre, dado que vive sólo una vida, nunca tiene la posibilidad de comprobar una hipótesis mediante un experimento y por eso nunca llega a averiguar si debía haber prestado oído a su sentimiento o no”.

-“Existe en el reino de lo posible una cantidad infinita de amores no realizados por otros hombres”.

-Kundera muestra de una forma muy descriptiva cómo el destino de Teresa es afectado por la vida de su madre (y a su vez, el destino de su madre, afectado por Teresa). Cito: «No sólo era físicamente parecida a su madre, sino que a veces parece que su vida no era más que una prolongación de la vida de la madre, poco más o menos como la trayectoria de una bola de billar es sólo la prolongación del movimiento de la mano del jugador (…).

La madre le explicaba permanentemente a Teresa que ser madre significa sacrificarlo todo. Sus palabras resultaban convincentes porque tras ellas estaba la vivencia de una mujer que lo había perdido todo por su hija. Teresa la oye y cree que el principal valor de la vida es la maternidad y que la maternidad es un gran sacrificio. Si la maternidad es el Sacrificio personificado, entonces el sino de la hija significa una Culpa que nunca es posible expiar». 

«(Y si la propia Teresa tiene movimientos nerviosos y gestos poco armoniosos, no podemos
extrañarnos: aquel gran gesto de la madre, salvaje y autodestructivo, ha quedado dentro de Teresa, ¡se
ha convertido en Teresa!)».

 

Si te interesa este tema, podes ver el reel que subí en relación al destino desde una perspectiva psicoanalítica, en el siguiente link de Youtube:

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *